blog.hotchoclo.net
29Jul/130

Conversando con el Chucho Benítez

Por coincidencias de la vida, hace algunos meses me encontré con el Chucho Benítez en un aeropuerto. Me acerqué esperando que su trato hacia un desconocido, como yo, iba a ser como el de cualquier celebridad: distante, frío, con la cordialidad suficiente de esbozar una sonrisa fingida y posar para la foto infaltable con un fanático más.

Pero Christian Benítez se alegró de encontrarse con compatriotas en una tierra lejana y sonrió con sinceridad. Nos conversó sobre su experiencia en México, qué le parecía el país y hasta nos recomendó qué comida probar y qué evitar, "mucho cuidado con lo picante, pero todo es muy rico", nos dijo.

Seguí esperando que llegue el momento en que el goleador del fútbol mexicano nos mire con la apatía inefable de la celebridad que dice, sin decirlo: "ya te saludé, te sonreí y te firmé un autógrafo; déjame en paz", pero no fue así. El Chucho alargó la conversación con una cercanía extraña, casi como si nos conociera, sin apuro, sin nerviosismo.

Nos aceptó con gusto tomarse las fotos infaltables. Continuó la conversación. Eventualmente fuimos nosotros los que tuvimos que terminar el intercambio, pues nuestro vuelo estaba próximo a salir. Se despidió con esa misma sonrisa sincera y al darme la vuelta pensé "qué buen tipo".

El Chucho y yo.  Aeropuerto Benito Juárez, México D.F.

El Chucho y yo.
Aeropuerto Benito Juárez, México D.F. - noviembre 2012

Como reflexionó hoy un compañero en el trabajo, con la muerte de Christian Benítez no se pierden los goles del 11 para la selección; eso es una tontería. Se pierde un papá, un esposo, un hijo, un buen tipo.

 


Ampliación: homenajes al #ChuchoBenitez en Internet

https://www.youtube.com/watch?v=xeecrRByWGs

Video homenaje del Burmingham City Football Club

Infografía publicada por el América de México

 

Twitter - @FTorrez https://twitter.com/FTorrez/status/361908192747352064

 

24Apr/130

3 años después vuelve #EcuadorFantasma

El domingo 18 de noviembre del 2010 las calles del Ecuador quedaron vacías porque se llevó a cabo el Censo de Población y Vivienda. Una ley ejecutiva había prohibido la libre circulación de la población por 24 horas: las calles quedaron abandonadas, el país parecía desolado.

El siguiente video es una recopilación de lo que decenas de twiteros y demás usuarios de los medios sociales en el Ecuador capturaron con sus cámaras de fotos ese día. El hashtag utilizado para aglutinar todas las fotos y mensajes, #EcuadorFantasma, se convirtió en un trending topic nacional y duró prácticamente todo el día.

Esto es #EcuadorFantasma.

Un gran agradecimiento, 3 años después, a todas las personas cuyas fotos han aparecido en el video!

7Aug/120

Emperador Palpatine, arzobispo de #Quito

5Feb/120

Entrevista: Francesca Rota, pintora

© Francesca Rota

Los cuadros pueden ser elocuentes sin usar las palabras. Tienen su propio lenguaje para cautivar, enamorar y expresar cuentos, emociones, sentimientos. Así piensa la artista Francesca Rota, pintora. Sonríe mientras prende un tabaco y me brinda habas tostadas que acaba de quitar de la llama.

¿Qué te guió hacia el arte?

Pintar, yo siempre quise pintar desde chiquita. Mi abuelita me regaló un caballete, acuarelas, y un montón de papel periódico en blanco. Yo pintaba manchas, pero me encantaba. Me parecía alucinante que pudiera hacer algo que se parezca a la realidad pero figurativo. Siempre me gustó eso, me parecía imposible, pero me gustó lo suficiente para darle manija.

¿Cuándo fue tu primer paso grande hacia convertirte en una pintora?

En el año 90, teníamos una casa con muchas paredes y pocos cuadros. Pintaba hasta las 4, 5 de la mañana. Perdía la noción del tiempo. Primero tienes que saber dibujar, y luego la pintura. Ese transito fue interesante, porque fue un poco de golpe, de ser una dibujante mala, de pronto de un día para otro, salió todo. Era como si toda la información estaba en el disco duro y de repente se organizó todo, trac, salió de una lo que quería hacer.

¿Fue específicamente en una obra esa transición?

Sí. Fue en un cuadro que tengo ahí, esta en periódico, porque no esperaba que sucediera así de un día para otro. “El lapón”. Laponia es una etnia de los países nórdicos, son como los gitanos, son los habitantes del polo norte. Papa Noel debería ser lapón si existiera. Ese fue un carboncillo que se basaba en una foto de un hombre lapón con una expresión muy intensa, me encantó, y cuando vi el lapón hecho por mí, pensé que yo le veía bien porque estaba cansada. Entonces cuando lo lleve a la clase el día siguiente, pararon toda la clase porque todo lo que había hecho los días anteriores no tenia nada que ver con el lapón. Yo dije chiripazo, pero no, no fue chiripazo. No se fue la magia.

¿Cuál es tu proceso para hacer una pintura?

Lo que yo hago es escoger caras que me llaman la atención. Básicamente hay una conexión que puede ser personal o puede ser de alguien en una foto. Son expresiones que te atraen, con las que te conectas y te provocan pintar. Es algo como que quieres prolongar su vida –eternizar no- porque nada es eterno. Quieres atrapar ese instante, esa expresión, un poco lo que pasaría con las fotos pero no es lo mismo, porque al pintar llega un momento en el que te da un pálpito, como una taquicardia y sientes que ya está,  que tiene alma de alguna manera.

Puedo ver que tienes una conexión fuerte con la cultura afro…

Mi primera etapa empezó ahí. Me parece que hay una belleza impresionante en los grupos negros, al tener la piel más oscura, la expresión de la mirada se acentúa mucho más. Mi primera etapa está llena de gente afro-ecuatoriana.

¿Entonces te atrapan las miradas como para decidir qué vas a pintar?

Yo arrancaría por ahí. Hace poco me pasó eso con un señor que fue a una exposición. Realmente me quedé impresionada con su expresión de bondad: tenía una mirada fuerte y dulce al mismo tiempo. Es un cuadro que voy a hacer próximamente, ando atrás, atrás del él para poder pintarle.

¿Cuando pintas a alguien cómo haces? ¿Te sientas al frente de él? ¿Le pides una foto? ¿Lo haces de memoria?

Una combinación de esas tres cosas. Unas personas me salen con memoria, otras en realidad no son nadie porque salen de los recuerdos que uno tiene en la cabeza, y hay otras personas que no tienen tiempo para sentarse a que les retrates, así que las fotos ayudan mucho.

Me mostró fotos de sus pinturas, al comienzo muchos eran de sujetos afro-ecuatorianos y después empezaron a variar los colores y las caras. Me pareció que le tiene miedo a los prejuicios y a la ignorancia de la gente. Docenas de miradas fuertes, expresivas, de ojos profusos me intentaban contar sus historias.

¿Qué tanto de tus retratos son el personaje en sí, y qué tanto es lo que tú le imprimes al resultado final?

Una persona es mucho más que una imagen. Hay personas que realmente te transmiten y te conectan por la mirada, que tienen mucho que decir, una historia. No tiene que ver con belleza estética, sino que vas directo al alma de la gente de alguna manera. Es algo que necesita expresarse, he pensado, ¿Por qué a algunas personas las pinto y a otras no? ¿Por qué a unas personas siento una necesidad imperiosa de pintarlas, y a otras no tanto? ¿Será la fuerza de la mirada?

¿Entonces pintas por necesidad?

Claro, es una necesidad fuerte de expresarte. Mi experiencia con las personas que van a una exposición y ven mi trabajo es que sienten eso. A la gente le atrae los cuadros con los que yo me he conectado más. Debe ser que le metes más trabajo o eres más cuidadoso con los detalles, no sé.

¿Existe algún pintor o pintores en los que te hayas basado o inspirado?

De eso no estoy segura, pero uno de los que más me gusta de acá es Jaime Zapata, me fascina, es un pintor increíble que también pinta mucho retrato. Me encanta Nelson Román con sus colores fuertes. Tiene un cuadro alucinante, que es interesante por su forma de ver la migración: los pobladores originales del Ecuador yendo en un banano gigante a colonizar a España.

¿De alguna forma logras expresar tu feminidad a través de lo que haces?

De una pila de papeles sacó una fotografía de una de sus pinturas, donde aparecía un niño afro-ecuatoriano sentado. Llevaba un jean roto, una capa roja, y un sombrero cónico azul con estrellas y la luna. Tenía pinta de mago, algo salido de una mezcla de “Fantasía” de Disney y el mago Merlín.

© Francesca Rota

Cuando yo me ligué para no tener más guaguas, éste guagua me vino con una fuerza, necesitaba pintar algo así muy fuerte, que me conecte.

Esta pintura fue escogida para decorar la portada del libro Y su corazón se escapó para convertirse en pájaro de Edna Iturralde.

¿Qué sientes cuando ves tu obra en exposición?

Es rico ver tu trabajo reconocido y es interesante ver los comentarios de las personas. Cada uno se apropia de la imagen y le da una interpretación propia. Ir a hablar con la gente es muy rico.

¿Sientes pena cuando se venden los cuadros?

Recién vendí uno y más o menos me di cuenta que cuando los señores estaban negociando conmigo el precio, prefería quedarme con el cuadro. Es como vender, no un hijo, pero si es vender algo muy tuyo. A mi me sorprendió esa sensación de ‘que pena, se va el cuadro’.

Un libro sobre mujeres latinoamericanas de la editora estadounidense Random House porta uno de sus cuadros en la carátula, el de su mamá y tía. Orgullosa me cuenta que ya son varios años y el libro sigue con la misma portada y que otra ecuatoriana, Alicia Yánez Cossío también participó en esta publicación.

Tiene más de 60 cuadros, la mayoría son retratos, y muchos de ellos están en Europa, paseando de exposición a exposición, de país a país.

La intensidad de la conversación nos distrajo a ella y a mí de las habas tostadas; permanecieron tranquilas y a salvo, acomodadas una encima de otra dentro de su pocillo de cerámica, escuchando casi tan atentamente como yo, a la expectativa de convertirse en retratos de tonos terracota-tostado, o a su vez desaparecer en el fondo de algún estómago ansioso por expresarse.

φ

Puedes ver más de la obra de Francesca en su página web, además de diferentes proyectos como el de la "Casa de las Tías": la restauración de una antigua y hermosa casa del centro histórico de Quito.
21Oct/110

Paseando por el Campus – fotos

Y se vino el Campus Party a Quito. Este miércoles, 19 de octubre se inauguró lo que muchos llaman el evento tecnológico más importante del mundo.

Conferenciantes, gamers, modders, geeks, astrónomos, perdidos y mucha tecnología se congregaron en la mitad del mundo, en el centro de convenciones CEMEXPO para acampar (y dios sabe qué más) y tratar todo lo relacionado con la tecnología durante 5 días.

A continuación comparto algunas fotos, curiosidades más que nada, de lo que ha sido hasta ahora el #cpquito.

click para ver la galería

 

20Jul/110

Graffitis del Mundo: emenems part deux

aquí otro de los stencils enviados por emenems:

8Jun/110

Conceptos: Repetición

Hace mucho tiempo hice una lista de diferentes conceptos fotográficos que quería explorar, reforzar y poner en acción. Por fin pensé, busqué, encontré y tomé algunas fotos para el primer concepto: Repetición.

Click en la imagen para ver las 3 fotos de Repetición.

Al buscar repetición dentro del aspecto urbano en el que vivo, pensé en un edificio. Las líneas rectas se repiten a lo largo de su fachada. Las ventanas se repiten. En sí, un edificio es la expansión de la repetición, elemento arquitectónico que utiliza para dar uniformidad y sentido de unidad.

Pensé en el edificio Benalcazar Mil de Quito que tiene una particularidad: los marcos de las ventanas no son tradicionales - las esquinas de estos umbrales se alternan de alto a bajo, y lo opuesto el el lado inferior. Supongo que es difícil de explicar, pero viendo las fotos lo entenderán y verán cómo se forma esta repetición extraña a lo largo de la fachada de este edificio quiteño.

24May/111

Graffitis del Mundo: A lo Banksy

Desde Quito, emenems nos comparte su excelente stencil. Hay algo en las máscaras de gas que me atraen como polilla a un foco.

Gracias emenems!

3Aug/100

La vía láctea sobre el Cotopaxi

Porque este video es tan increíble, demuestra la hermosura del universo y de nuestro pequeño país:

Compartido por @interdigi desde: http://www.xatakafoto.com/videos-time-lapses-stop-motion/cotopaxi-volcano-time-lapse-en-las-alturas

14May/101

Coquetos Camioneros

Cualquiera que haya viajado por las carreteras del Ecuador sin duda se ha encontrado con las tantas camionetas decoradas por sus conductores.

La mayoría de choferes ponen frases coquetas como, "Aunque me vaya, me esperarás"; o melancólicas como "El culpable de tus lágrimas", la mayoría de transportistas aluden al amor.

Parte importante de la cultura de la carretera es decorar su medio de laburo -en este caso las camionetas y camiones. Las camionetas suelen portar baldes adaptados, hechos a madera y pintados de manera personalizada. La creatividad de estos merodeadores del asfalto, artístas por un día, no tiene límites.

Recomiendo a quien sea que esté viajando por tierra dentro de los límites de nuestro país a que se fije en las decoraciones, y especialmente a las frases de los camiones, buses y camionetas que trazan las vías nacionales... se reirán mucho, como yo.